Hoy el mundo empresarial para poder subsistir, está obligado a reaccionar rápidamente a los cuantiosos sucesos, en donde la globalización es un paquete que se recibe a diario y que contiene información de cambios tecnológicos, restructuración empresarial y nuevos métodos de trabajo. Toda esta información que está al alcance de todos, proporciona como resultado un ámbito altamente competitivo con sistemas de producción más flexible e innovación de productos a la orden del día. Las empresas se ven forzadas a vigorizar sus ventajas competitivas, enfatizado en la calidad, accesibilidad, servicio y tiempos de entrega de sus productos, con el objetivo de satisfacer al máximo las necesidades de sus clientes.