Nuestra forma básica de relación externa a lo largo de los siglos XIX y XX ha sido el comercio exterior. Tanto la estructura de comercio exterior vigente a fines del siglo XIX como su evolución posterior se han supeditado, grosso modo, a “leyes” económicas que rigen el comercio internacional. La teoría básica al respecto es conocida: la de las ventajas comparativas. Estas se asocian a diferentes dotaciones nacionales de recursos productivos.

La Economía Ambiental es la conjugación de dos realidades o ciencias que hasta hace unos pocos años se estudiaban de manera separada, la economía y el medio ambiente, siendo dos entidades con rumbos distintos. La realidad es otra, son interdependientes y fijan un mismo objetivo, aplicar conceptos y principios económicos en procura de una correcta administración de los recursos naturales (RRNN). Con ello, busca desde su base etimológica, una adecuada administración del hogar, es decir, estudiar bajo el criterio de los principios de la economía, el manejo adecuado de los recursos naturales para el desarrollo de la vida.

Su origen se remonta a la década de 1970, en armonía con el nacimiento de los modelos ambientalistas surgidos en los países desarrollados que pusieron en alerta a todo el planeta ante la inminente insostenibilidad del modelo económico. Sin embargo, sus verdaderas bases histórico-temporales pueden ser tomadas a partir de la revolución industrial y del principio de la racionalidad económica a través del incremento de la productividad por unidad de tiempo.

Así las cosas, el objeto de estudio de la economía ambiental se sustenta a partir de los principales problemas ambientales a los que se enfrenta la humanidad (Azqueta, 2002), o por lo menos los que son evidentes dentro del contexto sobre el cual se desarrollarán las capacidades cognoscitivas de los discentes en el presente semestre académico.

De está forma, los temas que se abordarán a lo largo del curso son: recursos naturales y medio ambiente; desarrollismo y conservacionismo, dos posturas contrarias; el problema de la racionalidad económica, una mirada desde la microeconomía; el problema de los bienes comunes; problemática ambiental e impactos ambientales; el valor del medio ambiente, algunas implicaciones macroecoómicas; métodos de valoración ambiental; la compensación ambiental; análisis costo beneficio; contabilidad ambiental.

Por tanto, el objeto de estudio de la economía ambiental, en la acepción clásica, está conformado a partir del análisis de los problemas ambientales a los que se enfrenta la humanidad por un uso indiscriminado de los recursos naturales. Se trata pues, de entender las diferentes situaciones que han obligado a la sociedad a dar un mal uso a los recursos, generando distintas externalidades negativas las cuales deberán estudiarse a través de métodos de medición económica en procura de una sostenibilidad económico-socio-ambiental. Así, a través del compendio con otras disciplinas es posible lograr el sustento teórico para el análisis de los distintos problemas ambientales, definiendo sus causas, con la finalidad de establecer parámetros de medición económica que permitan cuantificar en cifras los impactos y/o daños ambientales.