La compleja organización de los negocios actuales exige frecuente información acerca de sus operaciones con objeto de planear para el futuro, controlar sus actividades actuales y evaluar el desempeño anterior de la gerencia, trabajadores y correspondientes segmentos del negocio.
Para lograr estos objetivos, es necesario reunir información de los costos incurridos y los ingresos obtenidos, consolidando y preparándola en formatos de informes.