La formación de del especialistas en diferentes áreas del conocimiento,  es uno de los pilares de las políticas educativas a nivel orbital,  en consonancia con esta perspectivas el programa de especialización en acción motriz de la Universidad de los LLanos, asume esta responsabilidad. Uno de los pilares que fundamenta este propuesta se relaciona con la investigación y un con mayor énfasis en  lo referido a  la investigación educativa o en educación tal como lo denomina Restrepo (1996), para  que esta intención se desarrolle es necesario que los procesos curriculares asuman con sistematicidad, rigurosidad u organización  la consecución de los espacios académicos que respondan a este reto, en tal sentido, se hace necesario posibilitarlo desde la adquisición conceptual y practica de lo epistemológico y metodológico de la investigación.

En otro sentido, pero complementario, la producción de conocimiento implica reconocer la actitud reflexiva, crítica e indagatoria de quien investiga, por tanto la investigación debe potenciar la capacidad de aprender, de tal manera que permita la captación de los problemas, el planteamiento de interrogantes y el dominio de diferentes métodos de conocer y de pensar, características que le posibilitan al sujeto la producción de conocimiento en relación con su realidad para explicarla, comprenderla y transformarla.

Directamente desde la acción motriz, se hace necesario desarrollar didácticas para ayudar al estudiante a la construcción de sus facultades o competencias  para dialogar con la vida, y la investigación debe realimentar y organizar el cuerpo de conocimientos relacionados con un ámbito determinado de la realidad, mediante el trabajo sistemático y metódico de una comunidad comprometida con el cultivo teórico, en el seno de la sociedad y de cara al momento histórico que le ha correspondido vivir. Como profesión debe comprometer destrezas especializadas y particulares dentro de un período de preparación y producto de los programas de formación profesional de educación superior, basados en conocimientos que legitiman, dan sentido y verifican la intervención que se hace en la realidad, desde el papel de profesor, entrenador, educador o técnico que se concentran en la ejecución, hasta un espectro más humanístico y científico.

En tal sentido es necesaria una formación básica en el ámbito epistemológico y metodológico hacia la construcción de una sólida formación conceptual que permita la aprehensión de teorías para la comprensión del pensamiento científico. Significa redimensionar a partir del estatuto teórico de las ciencias, la lógica de las ciencias, sus presupuestos, el análisis y sistematización de nuevos conceptos propios de la actividad científica, la aproximación al objeto de estudio de la acción motriz.