A partir de la promulgación de la Constitución nacional de 1991, se define en los artículos 48 y 49 los derechos fundamentales a la seguridad social y la atención en salud para toda la población, como servicio público a cargo del Estado, pilar fundamental de la Ley 100 de 1993. A partir de la vigencia de estas normas así como el nuevo escenario para el sector de la educación, transformaron el sistema de salud y los programas de formación en salud. Sistema complejo, dinámico, cambiante en normas y que sigue siendo un reto para los diferentes actores. Se hace necesario que el profesional de las diferentes disciplinas de la salud adquiera  desde su formación los conocimientos y las destrezas normativas, administrativas y gerenciales que le permitan contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de población. La reforma al sistema de salud tendrá impacto en la medida que los esfuerzos se focalicen en la ampliación de la cobertura y un incremento sostenido y progresivo en la calidad  de los servicios, solo así se lograran las metas y los cambios propuestos.